The New Raemon al desnudo

Visitó por última vez el Víctor Villegas a finales de 2011 dentro de la gira de Libre asociación volviendo el sábado pasado de la mano de Tinieblas, por fin. Al contrario de lo que pueda parecer a simple vista no es una banda independiente la que se esconde tras The New Raemon, sino Ramón Rodríguez. Este creador catalán no ha parado desde que en 2001 formase con unos amigos de la infancia la banda, Madee. Cuatro compactos con esta formación, otro dentro de Ghouls’n’Ghosts y distintas colaboraciones (llegando a formar un grupo con sus hijas) pueblan su prolifera carrera musical al margen de The New Raemon. Dado su carácter infatigable, ha ejercido de editor, productor e incluso escritor de cómics. Pero si algo se esperaba de él esa noche es que sacase el Marathon man que lleva dentro.

No le hacen falta grandes escenarios, ni telones que se suban ante su entrada, ni alardes luminosos, con una guitarra basta y sobra. The New Raemon deleitó a un escueto público sorprendido al encontrar su formato acústico. Tal y como mencionó, “es así como suenan las canciones cuando aparecen para expresar lo que llevo en mente”, la mayor parte de las veces y muy a su pesar, fracaso. Aunque el tipo amoroso suele predominar, también se pasea por nuestra actualidad que resulta cualquier cosa menos esperanzadora.

The New Raemon

Puntualmente comenzó con Risas enlatadas y tras unos temas de su último álbum embarcó en un viaje por el tiempo de la mano de su fructífera discografía. No olvidó ninguna canción emblemática de sus cuatro trabajos y EPs reunidos. En este recorrido no faltaron hilarantes y leves explicaciones como hilo conductor. El “cortavenismo” que destilan sus letras se veía confrontado al humor y vocabulario desvergonzado del que impregnaba sus comentarios y guiños al cambiar sutilmente la letra. Especialmente divertida resultó su magistral imitación de Manos de topo al interpretar Pollo frito.

Pero si algo derrochaba este directo era intimismo. Ya estuviese servido en inglés, catalán o castellano llegaba igual de descarnado que como surgía. Indudable que sentimientos de pérdida y rabia azoten con fuerza al escuchar Consciente hiperconsciente, Sucedáneos o La cafetera.  Fuerza desmedida la suya al llenar un escenario y toda una sala de tanto, surgiendo de tan poco.

A fin de cuentas todo un lujo compartir dos horas con este artista multidisclipar. No sólo deleitó musicalmente sino que se ganó la simpatía de todos los asistentes con esa calidez y cercanía. Si estás por Palma de Mallorca el próximo viernes, en Barcelona el 20 de abril o acudes al Sonorama, ¡no lo dejes escapar! Como plan B siempre puedes escuchar su material más reciente en soundcloud.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *