Love of lesbian entre palmeras

Aunque este sea uno de los meses de junio más atípicos que se recuerdan, meteorológicamente hablando, da el pistoletazo de salida a conciertos al aire libre, y se agradece. Si a una buena noche de un incipiente verano le añades a  Love of lesbian y los posicionas en un recinto dentro de un parque, rodeado de palmeras y césped puedes apostar bien alto que el espectáculo no va a defraudar.

Love of Lesbian, La noche eterna, los días no vividos gira 2013

Entre unos cuantos neones y bruma cegadora aparecieron Santi y los suyos de la mano de la contundente La noche eterna. Con este sencillo estrenaban en tierras ilicitanas su nuevo álbum La noche eterna, los días no vividos. Este sirvió de hilo conductor por el que interpretar buena parte de sus temas más emblemáticos y sus nuevas creaciones. El término de la magistral 1999 se entremezclaba perfectamente con Porque te vas de Jeanette. Con el guiño a Raphael en forma de Como yo te amo pasaba al contrario, ya que servía de contrapuesto comienzo para Como me amo.

Poco a poco la potencia y delirio del grupo iba incrementándose, llegando a colocarse un buen surtido de sombreros y haciéndose los movimientos de Santi cada vez más impetuosos.  También ondearon la bandera que lucen emulando al amante guisante, lo que no implicó que se dejase oír Te hiero mucho. Una pena para un público que se entusiasmó al creer interceptar tal indirecta.

Como no podía suceder de otra manera hubo una leve mención a la paella con cebolla que elaboran en un famoso anuncio a la hora de hacer el intro a Toros en la wii. Esta vez sonaba en castellano, lo que se agradecía y bastante. Aunque si hay que elegir un momento está claro que sería al escuchar Club de fans de John Boy que sigue siendo su tema clave.

love_2

Tras dos bises y entonando Oniria e insomnia se acababa el concierto. Es el único momento algo deslucido puesto que en su anterior gira resultaba bastante más enérgico que la apoteosis final llegase de la mano de Algunas plantas. Pero aún con la cabeza algo gacha por la tranquila canción de despedida, el balance del concierto es espectacular. Los detalles llegaban hasta lo más mínimo poniéndole banda sonora a los aplausos y agradecimientos con la versión de su tema Niños del mañana por The New Raemon.

Ver a esta banda siempre es un buen plan, no importa las veces que ya hayas podido disfrutar de su directo, es un plato perfecto que siempre deseas repetir. Por lo que si mañana estás en Salamanca o el sábado en Mallorca no te los pierdas. Este año, bajo decisión propia, no reinarán con la casi omnipresencia que mostraron en los carteles de festivales veraniegos el pasado año, con excepción de Low Cost (último domingo de julio en Benidorm) y DCode (14 de septiembre en Madrid).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *