Esto no es una lista de propósitos de 2015

31 de diciembre, la mitad del país anda como pollo sin cabeza buscando uvas o comprando las medias para esta noche. La otra mitad, los más nostálgicos, se pondrán a revisar la lista de propósitos de 2014 y comprobarán con tristeza que ni han dejado de fumar ni han ido a una sola clase de yoga. Y como no creo en las listas de propósitos y porque para mi el año empieza en septiembre, este no es un post de propósitos para 2015.

Foto: Karen Garza

Dicen que hay años que preguntan y años que responden, (y yo añado que hay años que te dan hostias como panes). A mi 2014 me ha preguntando mucho, demasiado. Y a la mayoría de preguntas, podría haber respondido con un escueto “no lo sé”. 2015 apunta maneras de ser un año de los que responden. En cualquier caso, mientras esperamos esas respuestas, mejor aprender. Este año descubrí la teoría del aguacate, la cual me aclaró muchas dudas. También me demostraron que no estar en el punto de tu vida en el que imaginabas estar, no es ser un fracasado.

La teoría del Aguacate. Man Repeller.

Allá por estas fechas de 2013, publiqué una entrada con las reglas de 2014 que siguen tan vigentes hoy como hace un año. ¿Las habéis puesto en práctica? ¿qué os parece la teoría del aguacate? ¿2014 ha sido un año que os ha preguntado u os ha respondido?

¡¡FELIZ AÑO!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *