¡Cejas, cejas!

¡Cejas, cejas eso es lo que les jode! Con esta primera frase que hace alusión a ese momento glorioso de la caspa televisiva española, comienza este post en el que hablaremos de esta parte tan importante de la fisionomía facial.

Cejas gruesas vs. cejas finas.

Primero de todo, aclarar que no soy una experta en el tema, ni esteticién ni nada por el estilo, sólo aporto mi experiencia y como todo en este vida, en el punto medio está la virtud. Unas cejas mal depiladas o simplemente no depiladas pueden afear hasta los rostros más angelicales. Las cejas enmarcan la mirada y realzan los rasgos; si tienes la cara fina no te quedarán bien unas cejas demasiado tupidas y si más bien la tienes ancha, unas cejas hiperdepiladas contribuirán a que lo parezca más.

¿Cómo y dónde?

Mi consejo si tenéis las cejas un poco complicadas (asimétricas, pelos rebeldes…) es que vayáis a algún sitio de confianza donde os den la forma y luego vosotros podáis mantenerlas en casa. Centros de estética los hay a patadas en todas las ciudades, preguntad a vuestro círculo de amistades y que os recomienden uno. He oido hablar muy bien de los “bares de cejas” de Benefit. Benefit es una marca americana de productos cosméticos que en algunos Sephora ofertan este servicio.

No he tenido la oportunidad de ir, pero todo lo que he leído sobre ellos, son buenas opiniones, diseñan las cejas de modo que encajen perfectamente con tus rasgos y las tintan en caso de que sea necesario.  Otro sitio del que también he leído buenas críticas es The Lab Room, su diseño de cejas es bastante conocido por Madrid y, según me comentan, merece la pena pagar los 30 euros que cuesta. Además, según veo en su web  que también venden su propio lápiz de cejas y cera fijadora marca de la casa.

Si aún así, os arriesgáis a depilarlas en casa, mi consejo es que os hagáis con un buen espejo de aumentos y unas buenas pinzas, para no dejaros el párpado lleno de heridas. Por internet, hay multitud de guías y tutoriales. Y sobretodo, recordad, que con las cejas, MENOS NO ES MÁS.

 Las cejas, el cine y la moda.

Los locos años 20.

Durante la primer parte del siglo XX la moda la marcaban las actrices de teatro, las cejas muy finas, depiladas casi en su totalidad o dibujadas de forma dramática fueron tendencia hasta bien entrada las década de los 20. (Si pasáis el curso sobre la foto os aparecerá el nombre de la actriz)

Premio para el que acierte de qué actriz es abuela Dolores Costello (segunda foto). Solución al final del post.

Edad de Oro de Hollywood (1927-1941).

Durante estos años en los que el cine vivió su mejor época con diferencia, aparecieron actrices que marcaron época y que a día de hoy, siguen siendo iconos de belleza (Lauren Bacall, Grace Kelly, Elizabeth Taylor, Ava Gardner, Ingrid Bergman, Katherine Hepburn, Rita Hayworth, Marilyn Monroe…). Sus rostros dulces y angelicales iban en armonía con unas cejas bastante naturales, ligeramente redondeadas y no excesivamente depiladas.

Décadas 50-60.

Época dorada esta vez, para el cine europeo; sobre todo para directores y actores italianos (en España estábamos a otras cosas). Las actrices ya no tienen cara de niñas, son mujeres voluptuosas y de generosas curvas. Las cejas cobran protagonismo, se pintan más oscuras, gruesas, se elevan y se exagera el arco.

Años 70-80.

Woodstock, la liberación sexual, la guerra de Vietnam, el movimiento hippie, y demás acontecimientos históricos contribuyeron a que se fraguara el término de “sex symbol”. Volvemos a las cejas más naturales y sin artificios.

Los 90 y principios del siglo XXI.

Sinceramente, creo que en estas dos décadas se ha visto de todo, debido a la globalización del cine y la moda, y a la fugacidad de las tendencias. Cejas  finas o gruesas, muy depiladas o naturales, rectas, arqueadas, despeinadas, dibujadas o casi borradas. Todo vale.

Y para muestra un botón, os dejo con dos fotos, la primera, la propuesta de Gucci de maquillaje para esta temporada Otoño/Invierno 2012. ¿Veis las cejas? Están decoloradas.

Y la segunda, de la “It Girl” del momento Cara Delevigne para Jason Wu con su propuesta  para el maquillaje de la Primavera/Verano 2013. ¿Qué os decía?

Chicos, no penséis que me he olvidado de vosotros. Honestamente, si yo fuera chico no me las tocaba, sólo el entrecejo y descargar un poco de vello si las tenéis muy pobladas; pero, por favor, no os la recortéis ni les deis demasiada forma. SE NOTA Y QUEDA RARO.

Si yo tuviera que elegir unas, me quedaba sin duda con las de Lily Collins ¿a quién os recuerda en esta foto?

Solución pregunta: Drew Barrymore.

Fotos vía: Pinterest.

2 pensamientos en “¡Cejas, cejas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *