30 cosas que me pasaron a los 30

Hace un tiempo leí esta entrada en el blog de Strending en la que María hacía una lista con las 30 cosas más importantes que le habían pasado mientras tenía 30 años. Justo hace diez días cumplía 30+1 y recordando dicho post he intentado hacer memoria y escribir una lista con las 30 cosas que han marcado los últimos 12 meses de mi vida. Al principio pensaba que sería difícil pero conforme escribía me he ido animando e incluso he tenido que descartar algunos puntos porque me pasaba de 30. Me encanta hacer listas y creo que este tipo de recopilaciones pueden ser útiles para mirar con perspectiva los vaivenes de nuestra vida. Espero que os guste.

1. Estuve viviendo 6 meses fuera de España en una ciudad con tranvía, Karlsruhe.

Kaiserstrasse, Karlsruhe, Germany

2. Trabajé en una empresa en Alemania como becaria (no tiremos cohetes). Disfruté mucho y aprendí un montón. Tuve mi propia mesa y ordenador y hasta dos pantallas. Por fin un trabajo donde estar sentada.

IMG_20150827_135145331[1]

3. Empecé a estudiar alemán y aprobé (no sin esfuerzo) mi título de A2. Lo de hablarlo de forma fluida…es otro cantar.

4. Mejoré muchísimo mi nivel de inglés, sobre todo al hablar. El primer mes fue difícil pero al final creo que conseguí ser yo misma en otro idioma.

5. Viajé (mucho). En avión, tren, tranvía y autobús. ¡Ah y en barco! Y corrí, vaya que si corrí, por andenes, estaciones y calles.

IMG_20150718_195656627_HDR

6. Viví en 3 pisos distintos. Nadie dijo que encontrar piso en Alemania fuera fácil. Un saludo a mis ex compañeros de piso Göran, Paul, Jane, Laura, Nadine y Martin.

Mi habitación en el segundo piso que viví.

7. Compré una bicicleta por 19 euros en un flohmarkt. Sin duda, los 19 euros más amortizados de mi vida.

IMG_20150506_085904451[1]

8. Visité y recorrí muchas ciudades en Alemania y Francia: Stuttgart, Heidelberg, Freiburg, Colmar, Strasbourg…IMG_20150403_133240833_HDR[1]

9. Me monté en un Porsche y visité muchos museos, palacios, castillos y jardines.

Vistas desde el Castillo de Heidelberg

10. Organicé y celebré junto con cuatro amigas una despedida de soltera en una isla. Por eso lo del barco en el punto 5.

11. Viví el verano en el que menos he ido a la playa, pero me bañé por primera vez en un lago y cerré la temporada estival bañándome en La Manga a finales de septiembre.

IMG_20150802_134429777[1]

12. La bicicleta se convirtió en mi medio de transporte preferido. La utilizaba para ir al trabajo o hacer la compra e incluso para salir por la noche. Y la echo de menos un montón  ahora ¡snif!

IMG_20150603_184133542[1]

13. Me colé en el tranvía sin pagar en varias ocasiones. Primera vez en mi vida que no pago el transporte público. Economía de guerra. Es tut mir leid, Merkel.

14. Tuve que salir corriendo de un tren regional porque viaja sin billete y apareció una revisora con cara de pocos amigos. Cosas de las prisas. Nos echamos unas risas esperando al siguiente tren en el andén de Achern (en medio de la nada).

15. Probé muchas comidas nuevas. Me hice fan del Flammkuchen y descubrí qué es el Aperol Spritz.

comida alemana

16. Conocí a gente que nunca olvidaré y que probablemente nunca vuelva a ver. :'(

17. Me acostumbré a lo de comer a las 12. Lo de cenar a las 18:00 o 19:00 no terminó de cuajar.

18. Lloré al despedirme en el aeropuerto.

19. Pasé mucho calor en el verano alemán. Baden Württemberg es otro rollo. ¡Quién me lo iba a decir! En realidad, Alberto me avisó, pero no me lo creí.

20. Aprendí a cocinar dim-sums

Dim-sums y sangría. Cocina fusión en Alemania

21. Me invitaron a cuatro bodas, de las cuáles fui a tres. Una de ellas, era de un sevillano que se casaba en Murcia vestido de escocés.

Recordatorios de la Star Wedding, pimentón dulce y picante.

22. Se casó gente muy importante para mí. Esto me causó felicidad y melancolía a partes iguales. Fui dama de honor.

Kit dama de honor.

23. Desvirtualicé a un amigo que conocí por internet hace como ¿tres? años gracias a cosas del blog. Y, casualidades de la vida, una de mis mejores amigas en Karlsruhe resultó estar detrás de un blog que seguía desde hacía tiempo.

24. Enseñé a cocinar tortilla de patatas a amigos de China, Francia y Alemania. Y sé de buena tinta que ponen en práctica mis enseñanzas.

25. Estuve en una fiesta universitaria en una academia de estudiantes de arte en Karlsruhe. Probablemente la fiesta más estrambótica a la que nunca he ido. Estuve también en una fiesta en medio del bosque y, como el mundo es un pañuelo, allí conocí a un paisano murciano.

26. Bebí chupitos típicos de Hannover en el cuarto de baño. Y en un antro sin apenas luz al que me llevaron mis compañeros de piso, me tomé un chupito cuyo nombre incluía mi apellido “Dirty Sánchez”.

IMG_20150807_231721769_HDR[1]

27. Me gasté un montón de dinero. Principalmente en el alquiler de mi habitación y en el curso de alemán (también en las bodas, volvemos al punto 21) pero a día de hoy, puedo decir que mereció le pena.

28. Descubrí el mejor suavizante del mundo en Alemania. Y a la vuelta, tras buscar por varios supermercados españoles di con él.

29. Mis amigos y mi familia me organizaron una fiesta de despedida sorpresa y mis amigas me regalaron un cojín con nuestra imagen alemanizada.

despedida

30. Pensé que sí pero fue que no.

Y hasta aquí mi lista, espero que os haya gustado. ¡Nos leemos!

7 pensamientos en “30 cosas que me pasaron a los 30

  1. Pingback: 31 cosas que me pasaron a los 31 | LANAREPUBLICANA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *