Hermana rica, hermana pobre: Adidas Gazelle

De un tiempo a esta parte las deportivas han pasado de utilizarse única y exclusivamente para la práctica de deporte a convertirse en una accesorio más a la hora de vestir, sobre todo para los estilismos más casual. Así que no es raro ver a gente por la calle con vaqueros o faldas combinadas con deportivas Converse o New Balance. Prima la comodidad pero lo cierto es que la variedad y el diseño de muchas de estas zapatillas animan a dejar las botas o los clásicos mocasines de lado para obtener un look más desenfadado. En la siguiente foto vemos a Ashley con mini falda de cuero y zapatillas Nike, a una francesa desconocida con unos capri negros y Converse blancas y por último a Kim con unas Superga en color khaki.

street style sneakers

Pero de lo que se trata en las entradas de “Hermana rica, hermana pobre” es de buscar opciones más económicas de productos de marca. En este caso tenía fichadas las Adidas Gazelle, de ante rojo y con la suela en blanco. Son originales y con un toque vintage y están menos vistas que las converse o new balance. Pues bien, navegando por la web de Pull & Bear encontré este otro modelo muy similar y por algo menos de 20 euros. Se parecen bastante, ¿no?.

Adidas Gazelle

 

¿Vosotros/as os apuntáis a lo de llevar deportivas a diario? ¿O preferís reservarlas para los momentos de ocio y/o deporte?

30 cosas que me pasaron a los 30

Hace un tiempo leí esta entrada en el blog de Strending en la que María hacía una lista con las 30 cosas más importantes que le habían pasado mientras tenía 30 años. Justo hace diez días cumplía 30+1 y recordando dicho post he intentado hacer memoria y escribir una lista con las 30 cosas que han marcado los últimos 12 meses de mi vida. Al principio pensaba que sería difícil pero conforme escribía me he ido animando e incluso he tenido que descartar algunos puntos porque me pasaba de 30. Me encanta hacer listas y creo que este tipo de recopilaciones pueden ser útiles para mirar con perspectiva los vaivenes de nuestra vida. Espero que os guste.

1. Estuve viviendo 6 meses fuera de España en una ciudad con tranvía, Karlsruhe.

Kaiserstrasse, Karlsruhe, Germany

2. Trabajé en una empresa en Alemania como becaria (no tiremos cohetes). Disfruté mucho y aprendí un montón. Tuve mi propia mesa y ordenador y hasta dos pantallas. Por fin un trabajo donde estar sentada.

IMG_20150827_135145331[1]

3. Empecé a estudiar alemán y aprobé (no sin esfuerzo) mi título de A2. Lo de hablarlo de forma fluida…es otro cantar.

4. Mejoré muchísimo mi nivel de inglés, sobre todo al hablar. El primer mes fue difícil pero al final creo que conseguí ser yo misma en otro idioma.

5. Viajé (mucho). En avión, tren, tranvía y autobús. ¡Ah y en barco! Y corrí, vaya que si corrí, por andenes, estaciones y calles.

IMG_20150718_195656627_HDR

6. Viví en 3 pisos distintos. Nadie dijo que encontrar piso en Alemania fuera fácil. Un saludo a mis ex compañeros de piso Göran, Paul, Jane, Laura, Nadine y Martin.

Mi habitación en el segundo piso que viví.

7. Compré una bicicleta por 19 euros en un flohmarkt. Sin duda, los 19 euros más amortizados de mi vida.

IMG_20150506_085904451[1]

8. Visité y recorrí muchas ciudades en Alemania y Francia: Stuttgart, Heidelberg, Freiburg, Colmar, Strasbourg…IMG_20150403_133240833_HDR[1]

9. Me monté en un Porsche y visité muchos museos, palacios, castillos y jardines.

Vistas desde el Castillo de Heidelberg

10. Organicé y celebré junto con cuatro amigas una despedida de soltera en una isla. Por eso lo del barco en el punto 5.

11. Viví el verano en el que menos he ido a la playa, pero me bañé por primera vez en un lago y cerré la temporada estival bañándome en La Manga a finales de septiembre.

IMG_20150802_134429777[1]

12. La bicicleta se convirtió en mi medio de transporte preferido. La utilizaba para ir al trabajo o hacer la compra e incluso para salir por la noche. Y la echo de menos un montón  ahora ¡snif!

IMG_20150603_184133542[1]

13. Me colé en el tranvía sin pagar en varias ocasiones. Primera vez en mi vida que no pago el transporte público. Economía de guerra. Es tut mir leid, Merkel.

14. Tuve que salir corriendo de un tren regional porque viaja sin billete y apareció una revisora con cara de pocos amigos. Cosas de las prisas. Nos echamos unas risas esperando al siguiente tren en el andén de Achern (en medio de la nada).

15. Probé muchas comidas nuevas. Me hice fan del Flammkuchen y descubrí qué es el Aperol Spritz.

comida alemana

16. Conocí a gente que nunca olvidaré y que probablemente nunca vuelva a ver. :'(

17. Me acostumbré a lo de comer a las 12. Lo de cenar a las 18:00 o 19:00 no terminó de cuajar.

18. Lloré al despedirme en el aeropuerto.

19. Pasé mucho calor en el verano alemán. Baden Württemberg es otro rollo. ¡Quién me lo iba a decir! En realidad, Alberto me avisó, pero no me lo creí.

20. Aprendí a cocinar dim-sums

Dim-sums y sangría. Cocina fusión en Alemania

21. Me invitaron a cuatro bodas, de las cuáles fui a tres. Una de ellas, era de un sevillano que se casaba en Murcia vestido de escocés.

Recordatorios de la Star Wedding, pimentón dulce y picante.

22. Se casó gente muy importante para mí. Esto me causó felicidad y melancolía a partes iguales. Fui dama de honor.

Kit dama de honor.

23. Desvirtualicé a un amigo que conocí por internet hace como ¿tres? años gracias a cosas del blog. Y, casualidades de la vida, una de mis mejores amigas en Karlsruhe resultó estar detrás de un blog que seguía desde hacía tiempo.

24. Enseñé a cocinar tortilla de patatas a amigos de China, Francia y Alemania. Y sé de buena tinta que ponen en práctica mis enseñanzas.

25. Estuve en una fiesta universitaria en una academia de estudiantes de arte en Karlsruhe. Probablemente la fiesta más estrambótica a la que nunca he ido. Estuve también en una fiesta en medio del bosque y, como el mundo es un pañuelo, allí conocí a un paisano murciano.

26. Bebí chupitos típicos de Hannover en el cuarto de baño. Y en un antro sin apenas luz al que me llevaron mis compañeros de piso, me tomé un chupito cuyo nombre incluía mi apellido “Dirty Sánchez”.

IMG_20150807_231721769_HDR[1]

27. Me gasté un montón de dinero. Principalmente en el alquiler de mi habitación y en el curso de alemán (también en las bodas, volvemos al punto 21) pero a día de hoy, puedo decir que mereció le pena.

28. Descubrí el mejor suavizante del mundo en Alemania. Y a la vuelta, tras buscar por varios supermercados españoles di con él.

29. Mis amigos y mi familia me organizaron una fiesta de despedida sorpresa y mis amigas me regalaron un cojín con nuestra imagen alemanizada.

despedida

30. Pensé que sí pero fue que no.

Y hasta aquí mi lista, espero que os haya gustado. ¡Nos leemos!

9ª Pasarela de Nuevos Talentos en CC Nueva Condomina

Dentro de la “Shopping Night” del pasado 22 de mayo en el CC Nueva Condomina fuimos invitados a pasar una jornada de moda y encuentros en el centro comercial. El evento comenzó con una merienda estupenda (con un toque azul maravilloso) donde volver a encontrarnos bloggers y expertos en moda. Nos encantó poder compartir un ratito antes de los desfiles. Después comenzó el plato fuerte con la “Pasarela de Nuevos Talentos” donde desfilaban: Nuria Sanmartin, María Pérez, Ángela Misino, Mai Moulin y Las Culpass. Algunos de ellos ya los conocíamos y a otros los vimos por primera vez. El desfile fue amenizado por la dj Plutonita y presentado por Encarna Talavera. El jurado del concurso estaba compuesto por nombres sonados del diseño en la Región como Paula del Vas, Pedro Lobo y Carmen Ramil.

novena pasarela de nuevos talentos nueva condomina

Sigue leyendo

Esto no es una lista de propósitos de 2015

31 de diciembre, la mitad del país anda como pollo sin cabeza buscando uvas o comprando las medias para esta noche. La otra mitad, los más nostálgicos, se pondrán a revisar la lista de propósitos de 2014 y comprobarán con tristeza que ni han dejado de fumar ni han ido a una sola clase de yoga. Y como no creo en las listas de propósitos y porque para mi el año empieza en septiembre, este no es un post de propósitos para 2015.

Foto: Karen Garza

Dicen que hay años que preguntan y años que responden, (y yo añado que hay años que te dan hostias como panes). A mi 2014 me ha preguntando mucho, demasiado. Y a la mayoría de preguntas, podría haber respondido con un escueto “no lo sé”. 2015 apunta maneras de ser un año de los que responden. En cualquier caso, mientras esperamos esas respuestas, mejor aprender. Este año descubrí la teoría del aguacate, la cual me aclaró muchas dudas. También me demostraron que no estar en el punto de tu vida en el que imaginabas estar, no es ser un fracasado.

La teoría del Aguacate. Man Repeller.

Allá por estas fechas de 2013, publiqué una entrada con las reglas de 2014 que siguen tan vigentes hoy como hace un año. ¿Las habéis puesto en práctica? ¿qué os parece la teoría del aguacate? ¿2014 ha sido un año que os ha preguntado u os ha respondido?

¡¡FELIZ AÑO!!